Los juegos de mesa como motor de socialización y aprendizaje - Lúdilo

Los juegos de mesa como motor de socialización y aprendizaje

Los juegos de mesa han sido, desde hace mucho tiempo, un refugio para encontrar la
diversión, un punto de encuentro entre personas y un lugar al que recurrir cuando el
aburrimiento asomaba y la creatividad flaqueaba. Sin embargo, es importante tener presente que su verdadero valor radica en su capacidad para forjar lazos sociales. En este punto, es esencial recordar que el juego es un derecho que queda recogido en el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño (1989).


En la actualidad, es urgente abordar el acelerado aumento de la interacción a través de
pantallas, que promueve el individualismo y las habilidades sociales digitales. Este fenómeno
resulta preocupante, ya que a menudo se confunden las habilidades sociales digitales (con
una ausencia de educación en red) con las habilidades sociales personales, esenciales para
una integración con éxito en la sociedad.
De hecho, estudios como el publicado en Education in the Knowledge Society (2023) respaldan esta afirmación, demostrando que los niños y niñas que juegan a juegos de mesa desarrollan habilidades de comunicación más sólidas y mejoran su capacidad de resolver conflictos, entre otras competencias.


Por tanto, la próxima vez que abras la caja de un juego o despliegues un tablero, ten
presente que ese momento en el que se fusiona aprendizaje con diversión, trascenderá el
mero entretenimiento. De este modo, cada partida representará una auténtica oportunidad para desarrollar habilidades comunicativas y fortalecer vínculos sociales.

El mapa de las habilidades sociales.


A medida que nos sumergimos en la aventura de explorar y vivir los juegos de mesa,
desplegamos un mapa de habilidades sociales en el que se descubren nuevos caminos para
desarrollar la empatía, la inteligencia emocional, la escucha activa, la colaboración y la
comunicación efectiva, entre otros. Así, cada partida, se convierte en lecciones de vida
disfrazadas de entretenimiento. A continuación, te presentamos habilidades sociales concretas que se desarrollan gracias a los juegos de mesa con algunos ejemplos:

  • Autorregulación (inteligencia emocional): Buildzi y Taco, gato, cabra, queso, pizza
    son juegos que entrenan y desafían la paciencia. Dedicar un tiempo a la
    autorregulación emocional es fundamental para desarrollar el autocontrol y para el
    desenvolvimiento saludable y exitoso en sociedad. ¡Qué importante es practicar el
    equilibrio emocional!
  • Asertividad y capacidad de escucha: aprender a escuchar y a comunicar de forma
    clara y efectiva para transmitir las propias ideas y asegurando su comprensión, es
    una habilidad esencial para la vida. Estas competencias se pueden desarrollar en
    juegos cooperativos como Pillado y, también en competitivos como Carrera de
    letras.
  • Colaboración (habilidades interpersonales): aprender a trabajar en equipo y a
    valorar las aportaciones de cada uno de los miembros es fundamental. Estas
    habilidades pueden ser desarrolladas a través de juegos como Toko Island.
  • Capacidad de evaluar un problema y de definir soluciones: estas competencias
    ayudan a desarrollar el pensamiento crítico, estratégico y, también, una actitud
    enfocada en obtener soluciones. Este tipo de prácticas fomentan la capacidad de
    evaluar situaciones, valorar diferentes opciones y prever posibles consecuencias.
    Sospechosos Inusuales y Día de Mercado son esenciales para ello.
  • Empatía: jugar a juegos de mesa, en general, es una oportunidad para expresar
    emocionalmente y comprender las perspectivas de los demás jugadores. Esta
    competencia es clave para fomentar una convivencia más armoniosa en sociedad.
  • Negociación: desarrollar esta habilidad, favorece que los jugadores aprendan a
    expresar sus intereses, a escuchar las perspectivas de los demás y a llegar a
    acuerdos que sean mutuamente beneficiosos. La capacidad de negociación es
    clave para resolver conflictos y lograr compromisos, colaborando en la búsqueda
    de soluciones. Esta habilidad puede desarrollarse especialmente en los juegos
    cooperativos como los mencionados anteriormente como: Pillado, Toko Island…

En definitiva, los juegos de mesa son una poderosa herramienta para que niños y niñas
aprendan y potencien habilidades sociales que les preparen para habitar el mundo con
confianza y empatía. En un espacio y en un tiempo donde abundan las pantallas digitales y se fomenta la individualidad, es fundamental contar con recursos tan ricos como los juegos de
mesa para aprender, crecer y conectar con los demás a un nivel más profundo. Dicho esto…


¡Que comience el juego!

Artículo elaborado por Isabel Bersabé, especialista en neuroeducación @isabelbersabe


Garrido Sánchez, A. y Crisol Moya, E. (2023). Systematic Review: Benefits of Board Games in
the Field of Social Education with Children Aged 6 to 18 Years Old. Education in the Knowledge
Society, 24 (1-17). https://revistas.usal.es/tres/index.php/eks/

Goleman, D. y Mayor Ortega, C. (2016). El cerebro y la inteligencia emocional: nuevos
descubrimientos. Ediciones B